Páginas vistas

miércoles, 31 de marzo de 2010

Llaman a desobediencia por el fin de la colonia

Maritza Díaz Alcaide / Primera Hora Convocan a los puertorriqueños a usar la desobediencia civil como arma para luchar contra el coloniaje en Estados Unidos. Los seis boricuas que irrumpieron el año pasado en una sesión del Congreso cantando el Oubao Moín de Juan Antonio Corretjer expresaron ayer, día en que el Tribunal Superior de Washington, D.C. les desestimó definitivamente los cargos, que Puerto Rico tiene que crear una crisis para poder solucionar su problema político. Señalaron que la desobediencia civil al interior de Estados Unidos es un mecanismo que promete ser exitoso porque son los americanos “los que tienen que ponerle fin a la condición colonial de la Isla”. “Ellos fueron los que nos invadieron. Hay que hacerles la vida imposible... Recuerden la lucha de Vieques. Cuando vieron que llovía mucho y no escampaba, fue que se resolvió lo que no se había resuelto en 60 años”, expresó Ramón Díaz, uno de los manifestantes. El grupo también retó a los estadistas a que se atrevan a hacer lo mismo que ellos hicieron: a que irrumpan en el Congreso y reclamen allí un plan Tenesí para elegir los congresistas de Puerto Rico como camino previo a la anexión. “Ellos (los estadistas) prefieren pagar cabilderos con el dinero de los puertorriqueños para descolonizar a billetazos. ¿A qué le temen los líderes del PNP, a que no les den la estadidad o a que se la den?”, cuestionó el actor Luis Enrique Romero. Los cargos contra los seis boricuas fueron archivados ayer en Washington, D.C. El abogado del grupo, Manuel Rivera, dijo desde la capital federal que el tribunal ya les había desestimado los cargos por obstrucción de los trabajos congresionales -un delito federal-, pero los seis quedaron sujetos a un periodo de “prueba” de nueve meses, en el que tenían que demostrar que no habían incurrido en ninguna otra violación de ley. Los desobedientes -que celebraron ayer el fin del pleito con asopao de camarones- anunciaron en conferencia de prensa la reanudación de su activismo político. Los independentistas informaron que próximamente se pondrán en contacto con el Caucus Negro para solicitarles a sus miembros solidaridad con Puerto Rico. Indicaron que no descartan llevar a cabo nuevos actos de desobediencia civil. Dos de los seis estuvieron a punto de que los juzgaran aparte porque tenían “expediente criminal” por haber incursionado en terrenos ocupados por la Marina en Vieques.

viernes, 26 de marzo de 2010

Romero Barceló favorece plebiscito, pero sin el voto de los que viven en los Estados

Inter News Service San Juan- Para el ex gobernador Carlos Romero Barceló la Legislatura de Puerto Rico debe aprobar el proyecto senatorial para realizar un plebiscito criollo que defina el estatus político de la isla con los Estados Unidos, pero sin la participación de los puertorriqueños que viven en los Estados. Romero Barceló afirmó que, en el caso de que se apruebe en la Cámara de Representantes federal el proyecto de estatus del comisionado residente Pedro Pierluisi, “habría que tener un plebiscito igual que lo que se apruebe en la Cámara allá, pero hay que eliminar que voten los de allá… ¿cómo alguien que no vive aquí puede tener voz o participación en eso?”. En la tercera audiencia pública de la comisión senatorial de Gobierno sobre el proyecto por petición 1407, Romero Barceló aseguró que “la relación existente que se llama Estado Libre Asociado es una mentira desde los inicios porque el nombre per se es una mentira, no somos estado ni somos libre”. “El verdadero 'issue' es la ciudadanía americana. En 1998 se aprobó en la Cámara federal un plebiscito en Puerto Rico y la Legislatura aquí decidió tener un plebiscito con cuatro opciones. Lo de libre asociación o república asociada es una modalidad de independencia", indicó Romero Barceló. Agregó que "la opción de ninguna de las anteriores es lo más absurdo, porque fue en momentos que un huracán dejó sin casa, sin luz, sin agua a muchos residentes y la usaron de zafacón para protestar contra el Gobierno”. Según el también ex Comisionado Residente, hay que preguntarle al pueblo si “quiere seguir siendo ciudadano americano con voto por el Presidente y representación en el Congreso, pero con las obligaciones y responsabilidades… ese es el verdadero ‘issue’”. La exclusión del actual estatus político de la consulta plebiscitaria no representaría una falta a la democracia según Romero Barceló. “La democracia nos la está negando el actual estatus. No tenemos democracia plena ni derecho al voto ni representación en el Congreso”, dijo Romero, quien afirmó que cree que tanto Puerto Rico como los Estados Unidos le han mentido a la Organización de Naciones Unidas sobre la situación colonial de la Isla. “Estados Unidos sabe lo que está pasando porque sabe del engaño que fue propiciado por Puerto Rico”, manifestó Romero Barceló. “Si Puerto Rico lleva un caso al (Tribunal) Supremo de los Estados Unidos pidiendo que las decisiones insulares de territorio no incorporado fueron por prejuicio étnico, racial y religioso, fueron equivocadas y que Puerto Rico es incorporado, tendríamos derecho a la igualdad en todos los programas federales y la obligación de pagar contribución sobre ingreso, pero la diferencia con los estados sería la falta de voto (presidencial) y de representación en el Congreso”, indicó. Romero Barceló añadió que la opción que resulte favorecida en el plebiscito entre estadidad e independencia deberá obtener el 50 por ciento más uno. “A ningún estado se le ha exigido que sea una mayoría más amplia”, afirmó. El problema con la independencia “es la ciudadanía americana. Habría una migración en masa de un millón o más de ciudadanos y en los Estados Unidos dirán que no le podemos parar la entrada porque son ciudadanos”, comentó el ex Gobernador. En la audiencia pública el presidente de la comisión, Carmelo Ríos, informó que el senador popular Antonio Fas Alzamora se reservó su participación como ponente para un momento posterior y que los partidos Popular Democrático e Independentista no se han expresado sobre la medida.

jueves, 25 de marzo de 2010

Senado aprueba la asignación de $6,600 millones adicionales para Puerto Rico

José A. Delgado endi.com WASHINGTON – Con Joseph Biden presidiendo la votación, el Senado estadounidense aprobó esta tarde (56-43) el proyecto de reconciliación fiscal que enmienda la reforma federal de salud y le asigna a Puerto Rico alrededor de $6,600 millones adicionales en fondos de salud durante la próxima década. Biden, quien como vicepresidente de Estados Unidos es el presidente del Senado, raras veces está en el Senado, donde sólo vota cuando tiene que quebrar empates. La aprobación del proyecto de reconciliación fiscal cierra el trámite de la reforma de salud en el Senado, pero debido a que los republicanos lograron hacerle dos cambios al lenguaje – que son enmiendas referentes a los fondos de la beca universitaria Pell Grant – la legislación deberá volver esta misma tarde a la Cámara de Representantes. Tres senadores demócratas - Ben Nelson (Nebraska), Blanche Lincoln (Arkansas) y Mark Pryor (Arkansas) - votaron en contra de la legislación, que necesitaba una mayoría de 51 votos para ser ratificada. La jefatura de la Cámara baja prevé llevar otra vez el proyecto de reconciliación fiscal a votación entre 5:00 p.m. y 6:00 p.m. Con esa votación en la Cámara, la medida que le otorga a Puerto Rico $5,700 millones adicionales en Medicaid y $925 millones pasa a la firma del presidente Barack Obama, quien ya había firmado el proyecto general de reforma. Antes de la votación los senadores guardaron un minuto de silencio en memoria del fallecido senador Edward Kennedy, quien dirigió por décadas los esfuerzos a favor de un plan universal de slaud. Toda la reforma permitirá ofrecerle un plan médico a cerca de 32 millones de estadounidenses, dos tercios de los que ahora no tienen un plan médico. Para poder llevar la medida a votación final en el Senado, los demócratas tuvieron que superar – en las últimas 22 horas - unas 40 votaciones con las cuales los republicanos intentaron descarrilar la legislación.

lunes, 22 de marzo de 2010

El gobernador se mostró complacido aunque la Isla no recibirá trato igual con los estados

Inter News service San Juan- El gobernador Luis Fortuño se mostró complacido con la aprobación el domingo en la Cámara de Representantes de Estados Unidos de la Reforma de Salud federal, con la que ahora deberá concurrir el Senado antes de pasar a la firma del presidente Barack Obama. Fortuño aseguró que los planes de demandar al gobierno federal si Puerto Rico no era incluido en la medida, quedaron atrás. “La aprobación ofrece un aumento dramático en fondos para los residentes de los territorios y provee mayor flexibilidad en el uso de los recursos de ‘Medicaid’ por los gobernadores de territorios porque estamos por debajo de la asignación de los estados”, explicó Fortuño. Mientras, comentó que aunque la Reforma de Salud federal no entra en función hasta 2011 “en Puerto Rico se verá la acción estatal y en 2014 empezará el intercambio de seguros”. Sin embargo, “tenemos una plataforma aquí antes que eso para que la clase media pueda acceder a los servicios de salud y, si califican para ‘Medicaid’, reintegrar al plan de salud” del Gobierno. “No hemos hecho lo suficiente por décadas en la prevención de enfermedades crónicas. Tenemos una incidencia altísima de diabetes y enfermedades cardiovasculares y sería costo eficiente enfatizar en la prevención”, señaló el mandatario. Añadió que buscarán fortalecer el programa de salud que el Gobierno provee a los de menores recursos económicos y facilitar el compromiso con la clase media “que no califica para ese tipo de programa pero liberaremos recursos estatales para crear una plataforma para proveer los mecanismos para acceder servicios de salud de calidad a precios más razonables”. El mandatario reiteró que por la relación territorial de Puerto Rico con Estados Unidos, la Isla no recibirá trato igual con los estados. Fortuño destacó que, aunque es republicano, favoreció la reforma de salubridad de Obama por el beneficio que representa para el País, “y cada legislador en el Congreso vota según lo que entienda es o no un beneficio para el estado que representa”.

jueves, 18 de marzo de 2010

PPD revive campaña antiestadista

SAN JUAN - La Junta de Gobierno del Partido Popular decidió ayer que esa colectividad dará inicio a una faena política antianexionista. El presidente del Partido Popular, Héctor Ferrer, dijo que el grupo rector del principal partido de oposición entiende que el país debe “conocer los peligros de la estadidad para Puerto Rico”. La campaña que se llevará en distintos medios, incluyendo la Internet, iniciará con el tema de los impuestos. La Junta de Gobierno también aprovechó el encuentro para discutir una serie de tácticas para descarrilar definitivamente el proyecto de status que presentó el comisionado residente en Washington Pedro Pierluisi ante el Congreso, tácticas que no fueron relevadas.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Populares buscan fondos para que no termine la colonia

Inter News Service San Juan - El presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer, señaló que para frenar el “plebiscito artificial” está realizando grandes esfuerzos en Washington y en Puerto Rico para dejar claro el punto de vista de su colectividad. Ferrer, quien criticó que el gobierno de Luis Fortuño ha gastado millones en cabilderos para adelantar un plebiscito, aprovechó para invitar a los seguidores del PPD a cooperar para “proteger nuestro derecho democrático a que sea la voz del pueblo quien prevalezca”. Enfatizó que el mandatario, “ha optado por gastar fondos públicos de nosotros como contribuyentes para cabildear a favor del proyecto HR 2499, que pretende imponernos la estadidad y excluir a la mayoría de este pueblo que apoya al Estado Libre Asociado (ELA)”. “Este proyecto es excluyente y divisivo y no tiene el apoyo de las distintas corrientes ideológicas de Puerto Rico. Estamos seguros, no tan solo de que este proyecto no va a atender el asunto del estatus, sino que es una manera de distraer la atención de los puertorriqueños ante su fracaso gubernamental”, sentenció el legislador. Destacó que el proyecto HR 2499 pretende crear una mayoría “artificial” a favor de la estadidad, aglutinando los votos de los estadistas y de los independentistas en contra del ELA. “Además, contraviene la promesa del presidente Barack Obama con los puertorriqueños y es un intento deliberado de eliminar el Estado Libre Asociado”, explicó el líder del PPD. Ferrer hizo un llamado al Primer Ejecutivo del País a que atienda “las necesidades reales que tenemos los puertorriqueños” y promueva la paridad de fondos federales en los programas de salud.

viernes, 5 de marzo de 2010

El ELA mejorado es un cuento

Por Pedro R. Pierluisi para El Vocero El problema del estatus de Puerto Rico ha permeado nuestra discusión pública desde el mismo momento en que pasamos a ser parte de los Estados Unidos hace más de 111 años. Y desde que aprobamos, como pueblo, la Constitución de Puerto Rico, hemos estado hablando de cambiar nuestro estatus y de buscarle una solución permanente. Hoy por hoy, podemos decir que en lo único que hay consenso es en que el problema no está resuelto. En eso, los estadistas y los independentistas siempre hemos estado claros. Pero es el liderato estadolibrista quien constantemente entra en contradicciones y cambio de posiciones en cuanto a la posible solución de este centenario problema. Sin embargo, las más recientes declaraciones de los líderes de las distintas facciones dentro del Partido Popular Democrático demuestran que hay inconformidad con nuestra condición política actual. El presidente de la colectividad dijo que “hasta aquí nos trajo Don Luis Muñoz Marín,” al referirse a la necesidad de hacer un nuevo proyecto de estatus. Y aunque ahora los líderes del PPD se retractan de lo que aprobaron como su plataforma en el 2008, porque le han cogido miedo a la soberanía, admiten que el estatus necesita cambios y proponen una lista de peticiones para aumentar los poderes del ELA. Al mismo tiempo, el sector soberanista de ese partido habla de defender la libre asociación y ha pedido la cabeza del presidente por sus posturas. Éstos proponen una ruptura con la visión del pasado para alcanzar la soberanía plena. No están dispuestos a descartar la libre asociación como una opción consistente con el ELA mejorado. Pero aún han conseguido el apoyo del liderato actual. El Partido Popular nos tiene acostumbrados a estos cambios de posición. Cada vez que hay un avance en la discusión del tema del estatus, se enfrascan en un nuevo debate sobre la definición del ELA. Unas veces se inclinan hacia la unión permanente con los Estados Unidos y otras hacia la independencia. Unos hablan de autonomía y otros de soberanía. A veces se refieren a la soberanía nacional y otras veces a la soberanía del pueblo. Nunca hay consenso entre ellos mismos. No hablan claro porque no quieren aceptar la realidad. Lo que no le dicen al pueblo es que mucho de lo que piden pudieran conseguirlo a través de legislación federal. Piden que podamos escoger cuales leyes federales nos aplican, que se limite la jurisdicción del Tribunal Federal, que controlemos la inmigración y el sistema de aduanas, que podamos hacer tratados comerciales con otros países, que tengamos control de las aguas alrededor de Puerto Rico, que se nos exima de la Ley de Cabotaje y que la ciudadanía estadounidense sea permanente ¿Por qué nunca han radicado proyectos de ley en el Congreso a estos fines? Porque saben que nunca serían aprobados. Hay 435 representantes y 100 senadores, algunos de los que se cantan amigos de ellos, que pudieran someterlos. La mejor evidencia de que están soñando con pajaritos ‘preñaos’ es que ni un sólo congresista se ha prestado para ello. Es fácil prometer y presentar propuestas porque el papel aguanta todo lo que uno le ponga, pero a la hora de actuar, se quedan cortos. Los informes del Comité Interagencial de la Casa Blanca y de la Comisión de Recursos del Congreso han sido devastadores para las propuestas de mejorar el ELA. Y cada vez que hemos tenido proyectos de estatus en el Congreso, sus definiciones no han sido aceptadas. Por años, nos han hablado de un ELA mejorado, pero nunca han conseguido mejoras. Por el contrario, cada Comisionado Residente que han enviado a Washington pide que nos traten como un estado. La mejor manera de lograr que nos traten como un estado es serlo. El Estado Libre Asociado es sólo el nombre que lleva nuestro gobierno propio. Vivimos en un territorio americano que está sujeto a los poderes plenarios del Congreso. Es allá donde se aprueban las leyes que afectan nuestro diario vivir. Si los líderes del PPD están inconformes con este hecho, que pidan cambio. Si quieren cambiar las leyes que nos aplican, tienen 535 miembros del Congreso a quien le pueden pedir que las cambien. El que no lo hayan hecho habla por sí solo. La verdad les duele. Las cosas son como son y no como ellos quieren que sean. La realidad es que en este momento existen dos opciones. O nos quedamos como estamos, con las obvias limitaciones de crecimiento que tiene el ELA, o pedimos cambio. Si lo que quieren es que nos quedemos con el ELA, que le hablen claro a nuestro pueblo. Basta de engaños. Pero si quieren cambio, tienen que aceptar las opciones reales. No pueden troncharle las aspiraciones a los que son valientes, los que abrazan la estadidad y los que aspiran a la soberanía. Lo demás es un cuento.

jueves, 4 de marzo de 2010

Estadistas no se ponen de acuerdo en cómo y cuándo adelantar un plebiscito sobre status

Maritza Díaz Alcaide / Primera Hora El gobernador Luis Fortuño, por voz del secretario del Partido Nuevo Progresista, Hugo Pérez, señaló hoy en vistas públicas que el proyecto de ley que autoriza un plebiscito criollo “debe esperar a que el Congreso actúe de manera definitiva con respecto al HR 2499, antes de considerar esa o cualquier otra medida que persiga propósitos similares”. “Nos mantenemos firmes en nuestra posición de lograr que se apruebe la legislación federal necesaria para que nuestro pueblo se exprese libremente sobre la relación futura que se desea con los Estados Unidos de América”, dijo Pérez. El alcalde de Toa Baja, Aníbal Vega Borges, un usual aliado del Gobernador, señaló, sin embargo, que ya el HR 2499 -que procura la celebración de un plebiscito de status con el aval del Congreso - “está muerto”. “Sólo falta que Luis Fortuño lo certifique, que él sea el patólogo forense”, afirmó el ex legislador novoprogresista, quien propuso que el proyecto de la consulta criolla se enmiende para que incluya la formula de un Estado Libre Asociado “no territorial ni colonial”. Vega Borges apoya que el plebiscito criollo se celebre pronto, por lo que se le debe conceder al Partido Popular Democrático un periodo de 30 días para que presente su definición del ELA. “Si ellos no la presentan, son ellos los que se excluyen”, dijo Vega Borges. El alcalde de Toa Baja afirmó que con un ELA no colonial en la papeleta, él no tiene dudas de que la estadidad gana la consulta. “Es con un ELA territorial que la diferencia (a favor del actual status político de la Isla) es de un 2%”, dijo. La medida bajo consideración del Senado procura que se celebre un plebiscito criollo con sólo dos opciones políticas: la Estadidad y la Independencia. El plebiscito se celebraría “a la mayor brevedad”, antes del 31 de diciembre de 2010. De ganar la Estadidad la elección, trascurridos ocho meses del plebiscito, se convocaría a los puertorriqueños a elegir sus congresistas.

Gobernador dice que se puede obtener la estadidad para Puerto Rico con el idioma español

CyberNews CANOVANAS – El gobernador Luis Fortuño aseguró el jueves que la estadidad con idioma español es posible, si se toma como ejemplo otros lugares de Estados Unidos, donde se hablan otros idiomas además del inglés. “¿Tú has ido a Nuevo México? ¿Tú has ido a Colorad? ¿Tú has ido al sur de la Florida? ¿Tú has ido al barrio en Nueva York?¿Tú has ido Connecticut? ¿Tú has ido a Massachusetts?, en todos lados se hablan, de hecho, en Nueva York se hablan más de 100 idiomas y dialectos. Esa es la grandeza de nuestra nación, que promueve la diversidad cultural”, dijo Fortuño. Se le preguntó entonces al Gobernador, que en el Congreso existen debates sobre si se debe incluir un estado hispano parlante a la Confederación de Estados. “Es uno de 435 congresistas. Gracias a Dios hay diversidad de opiniones en el Congreso, pero cada vez que han presentado legislación para que en los estados actuales, esa sea la norma y han sido rechazados por una votación abrumadora, o sea que, ese mismo congresista Steve King ha sido rechazado abrumadoramente en el propio cuerpo que va a decidir esto”, indicó el Primer Ejecutivo. Según el Gobernador, en los Estados Unidos se promueve la diversidad cultural, por lo que un estado como Puerto Rico no debería ser rechazado por el Congreso. “Aquí no tenemos porque achantarnos porque hablamos español, porque hablemos inglés y el que hable francés también no hay ningún problema con eso. Eso es lo que define ser americano”, concluyó Fortuño.

Casa Blanca reexaminará todo lo relacionado con el status

El Nuevo Dia Jose A. Delgado El grupo interagencial de la Casa Blanca le dará “una mirada fresca (fresh look)” a los asuntos más complejos del status político de Puerto Rico, lo que pone en perspectiva la tensión con la cual el Partido Nuevo Progresista (PNP) recibió la sesión de ayer en San Juan. La decisión no sólo le permite al gobierno de Barack Obama comprar tiempo para desarrollar, por lo menos de aquí a octubre, una política pública sobre los temas de la Isla, sino que coloca bajo revisión los hallazgos del informe de 2005 de la Casa Blanca de George W. Bush. “Vamos a darle una mirada fresca a todos los asuntos”, respondió el secretario adjunto de Justicia de Estados Unidos, Tom Perrelli, el copresidente del grupo interagencial de la Casa Blanca sobre el status de Puerto Rico. Perrelli hizo ese comentario al ser preguntado directamente si reexaminan las posturas del pasado de Justicia federal sobre la Isla y si bajo el sistema federal puede haber otra opción de status que no sea la estadidad o un territorio sujeto a los poderes plenarios del Congreso federal. La sesión de ayer es la primera gran ventana pública que abre el grupo interagencial sobre status para demostrar que se vincula también a asuntos de desarrollo económico, salud, ambiente y educación, entre otros. “Buscamos un tratamiento más balanceado para los puertorriqueños en los programas federales. Estamos también muy comprometidos con el tema económico”, indicó Cecilia Muñoz, la copresidenta del ‘task force’ y responsable de los asuntos de Puerto Rico en la Casa Blanca como directora de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales. El martes, el gobernador Luis Fortuño condicionó su apoyo a los trabajos del comité interagencial, preocupado de que el gobierno de Obama eche hacia atrás los avances conseguidos por los estadistas dentro del Ejecutivo federal en materia de status. Fortuño reiteró entonces, además, la molestia que tiene el Gobierno boricua con el trato que le otorga la Casa Blanca a Puerto Rico en su nuevo plan de reforma de salud, un asunto que trajo a la audiencia el doctor Joxel García, presidente y decano de la Escuela de Medicina de Ponce, pero sobre el cual el ‘task force’ mantuvo silencio. Con respecto al status, Perrelli preguntó específicamente si es posible que Puerto Rico se pueda poner de acuerdo sobre un mecanismo procesal. “Nos concentramos en crear un proceso que permita al pueblo puertorriqueño conseguirle una solución final al debate del status”, dijo Perrelli, en una conferencia de prensa. A su vez, hizo énfasis en la posición del presidente Obama de declararse totalmente neutral en torno “al resultado final”. Sectores del PNP le pidieron consecuentemente a los miembros del grupo interagencial -sin tampoco recibir respuestas- que si quieren adelantar un proceso de status deberían apoyar el proyecto 2499 del comisionado residente Pedro Pierluisi, que está pendiente de ir al pleno de la Cámara baja federal. Una de los asuntos que causa jaquecas en el PNP es la posibilidad de que Obama se desvincule totalmente de las conclusiones de los informes de Bush, que descartaron al Estado Libre Asociado como opción de futuro. Como precandidato presidencial, Obama rechazó dos conclusiones fundamentales del informe de 2005 del ‘task force’ de Bush: que el Congreso puede arrebatarle la ciudadanía estadounidense a los ya nacidos en la Isla y regalarle el país a otra nación. En 2008, Obama también se comprometió a crear un grupo de trabajo que estudiara cómo generar empleos, una iniciativa que ahora ha cobrado forma a través de la intención del comité interagencial de examinar la situación económica. Muñoz abrió y cerró los trabajos de una sesión que se extendió por cuatro horas y que tuvo lugar en el Centro de Convenciones de San Juan. En la jornada de la mañana -tipo mesa redonda- el salón de la audiencia estuvo medio vacío. Para la discusión de la tarde, en la que los panelistas se seleccionaron del público, apenas hubo unas 150 personas. Dieciséis de los 18 miembros del ‘task force’ estuvieron presentes. Y los pocos que hablaron dejaron claro que apenas comienzan a formar opiniones. “Pienso que es un buen primer paso”, dijo el puertorriqueño de más alto rango en la Casa Blanca, Adolfo Carrión. Junto a Carrión, director de la Oficina de Asuntos Urbanos, estuvo en la audiencia el también boricua Jaime Albino, de la Oficina de Política Nacional sobre el Sida. La presencia de ambos funcionarios de origen boricua fue para algunos una respuesta a la queja de que el comité interagencial no cuenta con ningún representante oficial de Puerto Rico. “Vine como observador”, sostuvo Carrión, quien rechazó que tuviera el poder de seleccionar a los nueve panelistas de la sesión de la mañana, en la que representantes de los partidos tuvieron que compartir espacio con economistas, un experto en salud (García) y una líder ambientalista (Camilla Feibelman). Dos de los participantes de la mesa redonda -Manuel Rodríguez Orellana, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y Jimmy López Torres, de Puertorriqueños por Puerto Rico- hablaron exclusivamente en español. La sesión -que contó con servicios de traducción simultánea- tuvo como moderador al boricua Reinaldo Rivera, quien trabaja con el Departamento de Justicia federal en Nueva York. Perrelli indicó que la comisión se prepara para celebrar otra audiencia pública en Estados Unidos y presentar en octubre su primer informe. “Hay una comunidad en Estados Unidos que se preocupa profundamente por este tema”, dijo Muñoz, antes de regresar anoche a Washington.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Manifestación estadista frente al Centro de Convenciones

CyberNews SAN JUAN- El presidente de Acción Civil para el Status, Cristobal Berriós, informó que un grupo de estadistas estará participando en una manifestación “Pro Plebiscito del Pueblo”, frente al Centro de Convenciones de San Juan, el próximo miércoles 3 de marzo desde las 8:00 de la mañana. “El mensaje es sencillo y claro, nos estamos poniendo de acuerdo y el proceso de descolonización ya comenzó en el Senado de Puerto Rico con el Proyecto por petición del Plebiscito del Pueblo. Puerto Rico ha comenzado a ejercer su derecho a la libre determinación y eso quiere decir, libre, sin la indebida intervención de nadie y eso incluye al Congreso” dijo Berríos. “Estamos seguros que una vez aprobado el Proyecto en Cámara y Senado el gobernador Luís Fortuño, lo firmará. El Gobernador sabe que estamos listos para realizar nuestra más grande gesta, decidir nuestro destino final político después de casi 600 años y eso es mucho, mucho tiempo”, añadió. Berrios espera que la presidenta del Comité Interagencial de la Casa Blanca, Cecilia Muñóz, escuche su reclamo.

Tribunal Federal Apelativo declara que el Estado Libre Asociado es un territorio

El Vocero Ponce - El secretario del Departamento de Estado, Kenneth McClintock Hernández, se mostró hoy complacido de que el Gobierno de EEUU haya señalado que la isla es un territorio. McClintock, al salir de una vista oral convocada por el Tribunal Federal Apelativo esta mañana en el edificio federal Luis A. Ferré de Ponce, dijo que "nos complace que en la mañana de hoy la administración Obama se haya unido a las tres administraciones presidenciales en declarar que 'el Estado Libre Asociado es un territorio sujeto a la cláusula territorial de la Constitución'". Según el funcionario, "ya son cuatro presidentes consecutivos -Bush padre, Clinton, Bush hijo y Obama- cuyos representantes legales declaran que vivimos en un territorio". La vista oral a la que asistió el secretario giró en torno al caso presentado por el licenciado Gregorio Igartúa, quien reclama que se le reconozca a los puertorriqueños el derecho a representación con voto en el Congreso. La administración Fortuño se unió al caso como "amigo de la corte" ("amicus curiae"). "Con la declaración emitida hoy ante el Tribunal de Boston, reunido en la calle Atocha, ya el Departamento de Justicia bajo las administraciones de cuatro presidentes consecutivos reconocen que Puerto Rico ha sido un territorio de los Estados Unidos por los pasados 112 años", afirmó McClintock. "Habiendo aclarado la administración Obama que Puerto Rico es un territorio, del punto de vista del estatus lo único que quedará por discutir en las vistas de mañana es cómo dejaremos de ser un territorio en este cuatrienio, como prometió el presidente", expresó.

martes, 2 de marzo de 2010

boricuas tienen derecho a saber las opciones que encara la isla

El Nuevo Dia Daniel Rivera Vargas Sin pensarlo dos veces, Neris Fred, una joven de San Sebastián, explicó qué la motivaba a asistir a la reunión de mañana del grupo interagencial de la Casa Blanca: “Queremos saber los temas que se van a hablar y también cuándo va a llegar la estadidad para Puerto Rico”. La joven empleada de La Fortaleza fue una de las más de 100 personas que a las 5:30 p.m. de ayer aguardaban para recibir boletos en el salón 103 A del Centro de Convenciones de Miramar, para poder asistir al foro público vespertino. Aunque la fila lucía organizada, hubo algunas personas que se quejaban de que otras se estaban “colando”. A eso de las 8:00 p.m., aún quedaban por repartir 400 de los 500 boletos disponibles. En la fila había de todo, desde empleados públicos -muchos de ellos del Capitolio- hasta académicos. La primera en la fila era Myrta Pedroza, de Guaynabo, quien llegó a las 2:00 p.m. y estaba ofendida por el formato de la audiencia pública. Dijo que los organizadores le explicaron que el público participará alzando las manos y pidiendo turno al comité. Ella esperaba deponer por algunos minutos. “Esto es un engaño, esto no es lo que se dijo originalmente”, indicó Pedroza, quien asistió con regularidad al juicio federal contra el ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá. “Yo voy a coger mi boleto y después decido si vale la pena participar de este circo”, agregó. Al lado de Pedroza estaba el joven abogado Gabriel Mulero. “Yo creía que se me iba a dar el espacio para que el comité de Obama escuchara el sentir del ciudadano… este formato me parece que no promueve un diálogo organizado. No digo que va a ser desorganizado, pero se presta para que se vaya la mano”, explicó. Mientras, el estadounidense Dennis Simmons viajó desde Rincón en busca de boletos. “La gente de Puerto Rico debe estar informada sobre las opciones que encara. Cuando llegue el momento de la consulta (de status), yo probablemente no participaré”, dijo. La fila serpenteaba afuera mientras había ya varias personas en el interior de la instalación, entre ellos el profesor Antonio Fernós, quien por una lesión en una pierna no puede permanecer de pie mucho tiempo. El jurista no buscaba participar de la audiencia pública de la tarde, sino de la sesión por la mañana, junto con otros profesores, líderes comunitarios y políticos. “Van a recibir académicos y creo que para eso cualifico”, dijo el constitucionalista. Los preparativos para el evento marchaban ayer viento en popa. Personal de la Casa Blanca supervisaba la repartición de boletos; del Departamento de Estado de Puerto Rico y del Centro de Convenciones ultimaban detalles de la seguridad del perímetro exterior; y se supo que agencias federales asistirían en proteger a los miembros del comité, que se quedarían en un hotel cercano. “La mayor parte de ellos (los miembros del comité) ya llegó”, dijo el secretario de Estado, Kenneth McClintock. Las vistas se celebrarían en el segundo piso del centro, en el Ballroom B. Ayer ya estaban colocadas en el interior del salón dos pantallas gigantes, 40 mesas con 10 sillas azules cada una, y en la tarima había un podio. Afuera, Manuel Rodríguez Orellana fue a buscar los boletos separados para el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). “Viene por enésima vez. Yo espero que lo cojan en serio. Espero que el presidente Barack Obama haga honor a su premio Nobel”, dijo.

Gobernador le resta importancia a las vistas sobre status

Maritza Díaz Alcaide / Primera Hora Fortuño les resta importancia a las vistas sobre status del task force de Casa Blanca. Según el gobernador Luis Fortuño, las vistas del grupo interagencial pautadas para mañana son de “carácter educativo” para los miembros de ese organismo. “Yo creo que es un proceso educativo para ellos. ¿Cuántos informes ha habido sobre ese tema? Creo que es hora de que haya acción y no informes”, dijo el mandatario, quien esta vez no tendrá oportunidad de participar de las audiencias porque el comité decidió no escuchar a los partidos ni a ningún funcionario público de la Isla. “Si hubiesen aceptado representantes de los partidos, yo hubiese ido”, afirmó Fortuño al confirmar que la representación estadista recayó en el ex secretario de la Vivienda bajo la administración de Pedro Rosselló, Carlos Vivoni. El Gobernador señaló que el task force aceptó ponencias a nombre de tres ideologías, aunque Fortuño piensa que deberían ser cuatro. Se refería, evidentemente, a la división en el interior del Partido Popular Democrático entre el sector que apoya la libre asociación con Estados Unidos bajo un marco de soberanía puertorriqueña y otro que endosa el Estado Libre Asociado con sus características territoriales. El Primer Ejecutivo agregó que la agenda del grupo inter-agencial es amplia. En la jornada de mañana se discutirán, además del status, los temas de desarrollo económico, infraestructura y salud, entre otros. “Confío en que las personas seleccionadas por Casa Blanca van a poder plantear las preocupaciones que tenemos en varios temas, incluyendo el de la salud”, indicó Fortuño. El Gobernador aseguró que desconoce por qué el task force no lo quiere escuchar a él ni al resto de los presidentes de los principales partidos del país. “Pregúntenles a los miembros del comité”, le dijo a la prensa. POLÉMICA EN EL PPD En el PPD, mientras tanto, ya las vistas comienzan a generar controversia. José Alfredo Hernández Mayoral va a deponer y cuenta para ello con el aval del Partido Popular Democrático. Aunque no actuará oficialmente como su representante en las audiencias, se supo que la cúpula del PPD conoce y participa del contenido de la ponencia. “Hernández Mayoral no puede representar a los populares. Él no apoya el programa de gobierno del partido que habla del ELA soberano. Él es una persona que divide el partido”, dijo ayer el representante autonomista Luis Vega. Ni él ni otros legisladores que defienden la libre asociación participarán en las vistas. El grupo interagencial de Casa Blanca le da seguimiento al trabajo realizado por dos grupos anteriores nombrados por los presidentes Bill Clinton y George W. Bush. El de Bush emitió un informe que entusiasmó al sector estadista. Éste destacó el carácter colonial del ELA, consignando que es un status transitorio y que para Estados Unidos las únicas alternativas constitucionalmente aceptables como finales son la estadidad y la independencia, desde la cual podría también formalizarse un pacto de libre asociación.

lunes, 1 de marzo de 2010

Historia de la Ciudadanía Americana en Puerto Rico

Puertoricousa.com John A. Regis Jr El 25 de julio de 1898, las tropas Americanas desembarcaron en Guanica, un pequeño pueblo en la costa sur de Puerto Rico. De Guanica, las tropas se movieron por toda la isla hasta controlar su totalidad. Así es como comienza desde hace mas de cien años una estrecha y significativa relación entre los Estados Unidos y la isla y el pueblo de Puerto Rico. Desde la llegada de las tropas Americanas en el 1898 han ocurrido numerosos cambios políticos en Puerto Rico. Algunos argumentan que durante los años Puerto Rico ha ganado mas "autonomía". Esto es cierto en muchos aspectos, pero lo importante es que la unión o enlace entre Puerto Rico y los Estados Unidos ha continuado a crecer y fortalecerse atraves de los años. Hasta con la creación del Estado Libre Asociado en el 1952, no se hizo cambio a los artículos y provisiones que regulaban las relaciones entre Puerto Rico y los Estados Unidos bajo la Ley Foraker del 1900 o la Ley Jones del 1917. Lo que Puerto Rico ganó con el Estado Libre Asociado fue un grado de autonomía en la administración interna de nuestro gobierno, algo parecido al grado de autonomía de administración interna que disfrutan todos los estados de la nación Americana. Por medio del Estado Libre Asociado Puerto Rico dejó de ser meramente un territorio sin absolutamente ningún control o poder interno. Mientras que Puerto Rico continua bajo el control del Congreso de los Estados Unidos bajo las leyes Foraker y Jones Acts, la isla ha disfrutado grandemente de su autonomía de la manera que la disfrutan todos los otros estados de la Unión Americana. Puerto Rico se hace parte de los Estados Unidos, como un territorio, bajo el "Tratado de Paz Entre los Estados Unidos y España" de Diciembre 10, de 1898. Este tratado se conoce como el Tratado de París. En el articulo II este tratado lee: "España cede a los Estados Unidos la isla de Puerto Rico y otras islas en las Indias Occidentales en el presente bajo la soberanía Española, y las islas de Guam en las Marianas o Ladrones." En abril 12 de 1900, y bajo la presidencia de William McKinley, la Ley Foraker fue aprobada. La Ley Foraker fue la primera Ley Orgánica aprobada por el Congreso de los Estados Unidos para Puerto Rico. Bajo la Ley Foraker, Puerto Rico recobra su gobierno civil, pero la isla continua siendo una mera colonia de los Estados Unidos. Bajo esta Ley, Puerto Rico es gobernado por un Gobernador, un Secretario y cinco miembros del Gabinete, y todos eran nombrados por el Presidente de los Estados Unidos. Una Asamblea Legislativa de 35 miembros representaba el pueblo. Esta ley proveía para la elección de un Puertorriqueño para representar a la isla en el Congreso de los Estados Unidos. El 2 de marzo de 1917, bajo la presidencia de Woodrow Wilson, se firma el Jones Act. Esta nueva ley orgánica le da numerosos derechos a los residentes de la isla y en adición otorga la ciudadanía Americana a personas que nacen en Puerto Rico. El 25 de julio de 1952, exactamente cincuenta y cuatro años después de la llegada de las tropas Americanas a Puerto Rico, la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico entra en efecto. Bajo el preambulo de la Constitución esta lee en parte: "Que consideramos factores determinantes en nuestra vida la ciudadanía de los Estados Unidos de América y la inspiración a continuamente enriquecer nuestro acebo democrático en el disfrute individual y colectivo de sus derechos y prerrogativas; la lealtad a los postulados de la Constitución Federal; la convivencia en Puerto Rico de dos grandes culturas del hemisferio Americano." Puerto Rico ha disfrutado una gran y bella relación con los Estados Unidos desde el 1898. Nuestra gente en Puerto Rico gozan de la ciudadanía Americana desde el 2 de Marzo de 1917. Esta relación ha permitido a que Puerto Rico se desarrolle económicamente, eleve su nivel de vida, disfrute todas las libertades de la Constitución Federal, y a convertir a Puerto Rico en la real "estrella del Caribe."

A prueba la agenda de la Casa Blanca

El Nuevo Dia José A. Delgado WASHINGTON - Los miembros del grupo interagencial de la Casa Blanca sobre Puerto Rico se enfrentarán en su sesión del miércoles de San Juan a las crecientes dudas de si están decididos a impulsar iniciativas concretas o sólo quieren llenar el expediente. “No se pierde nada con uno prepararse como si el proceso fuera a tener consecuencias”, indicó el secretario de Estado, Kenneth McClntock. La historia refleja que las comisiones federales que han tenido a su cargo asuntos referentes al status y el desarrollo económico de Puerto Rico no han provocado avances concretos. “No se deben tener muchas esperanzas”, dijo, por su parte, el ex presidente del Senado Miguel Hernández Agosto. Algunos recuerdan con mal sabor las comisiones federales-boricuas previo al plebiscito de 1967, que en momentos en que se buscaba hacerle cambios al Estado Libre Asociado mantuvo el actual status como un alternativa viable. “Fue una especie de lavado de cara al ELA”, indicó el ex senador Manuel Rodríguez Orellana, secretario de Asuntos de Norteamérica del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). Ahora, la comisión interagencial que aterrizará en San Juan entre hoy y mañana para su sesión del miércoles en el Centro de Convenciones de San Juan, busca darle forma a la directriz del presidente Barack Obama para que se estudien, además del status, temas económicos, salud y ambiente. A 48 horas de la sesión, no había aún un listado oficial de participantes. La Casa Blanca le ha pedido a los que les ha confirmado su participación que esperen por el anuncio oficial. “Parece que quieren limitar la participación”, dijo Manuel Rivera, quien hace cabildeo aquí para grupos de la Isla.

Gutiérrez se ríe de Obama

El Nuevo Dia José A. Delgado WASHINGTON - Luis Gutiérrez se ríe a carcajadas cuando se le pregunta por la sesión del miércoles en San Juan del grupo interagencial de la Casa Blanca sobre Puerto Rico. No entiende cómo el presidente Barack Obama envía una misión a Puerto Rico para discutir el debate del status, sin haber consultado con los congresistas federales de origen puertorriqueño o haber incluido en su comisión a representantes de la Isla. “¿Se imagina alguien al presidente Barack Obama enviando a Israel un grupo de trabajo sin un judío o sin consultar con congresistas judíos?”, cuestionó. En una entrevista en su oficina del Congreso, Gutiérrez descartó que la audiencia del miércoles pueda tener consecuencias. “Terminará en un archivo en el volumen número 17 de la trágica y larga historia de las audiencias federales sobre Puerto Rico”, indicó. Echa nuevas carcajadas cuando recuerda que no fue hasta el pasado lunes cuando le llegó un correo electrónico de la Casa Blanca avisándole de la audiencia. “Indicaron que era confidencial, secreto, silencio, ‘vamos a ir a Puerto Rico’, pero si ya estaba Cecilia Muñoz (la copresidenta del ‘task force’) en El Nuevo Día confirmando esa sesión”, dijo. También se mostró sorprendido de que en momentos en que la reforma federal de salud entra en una etapa crucial, el Gobierno boricua se dedique a presionar para que este mismo mes se lleve a votación el proyecto 2499 sobre el status político de la Isla. “Si los demócratas van a hacer eso, tienen que permitir un debate interno y amplio. Me parece curioso que en el momento preciso en el cual todos los distintos agentes del Gobierno de Puerto Rico han venido al Capitolio a pedir mejor participación en la reforma de salud que esto sea una prioridad para ellos. ¿Cuál es la prioridad, el tema político o el cuidado de la salud? Al mover las dos cosas simultáneamente, con lo mucho que hay que trabajar para incluir a la Isla en la reforma, ponen en peligro literalmente la salud del pueblo de Puerto Rico”. Contó que su madre sufrió un arresto cardíaco recientemente en Puerto Rico. Y que poco después a él le tuvieron que tratar una piedra en el hospital de Carolina. “La calidad del servicio médico es tremendo, lo que falta es la estructura física. Desde el punto de vista personal se ven mejor las prioridades”, agregó. ¿Por qué no hacer dos cosas? “Aquí se te da con una mano y se te niega por la otra. Cuando te dan algo y vienes inmediatamente con otra petición, te dicen ‘pero si ayer yo te ayudé’. Puerto Rico nunca ha sido una prioridad en el Congreso y ahora quieren dos muy grandes al mismo tiempo”. ¿Quizá por lo menos tres, pues están cabildeando para reglamentar el reembolso por el arbitrio federal al ron? “Esos son otros 20 pesos, en los que estamos trabajando. Pero advierto que hay muchos aquí que no están dispuestos a dar la pelea (por la legislación que impulsa el Gobierno de Puerto Rico sobre la industria del ron), porque temen que se diluyan las ganancias en torno a la reforma de salud. Un mismo comité (de Medios y Arbitrios) tiene jurisdicción sobre las dos cosas”. ¿No creerá el Gobierno de Puerto Rico que una votación sobre el status se resuelve en dos horas en la Cámara y que como el Senado probablemente no va a aprobar la legislación, pues por lo menos pueden decir que hicieron algo? “Tengo la responsabilidad de que cuando se discuten las cosas de Puerto Rico todo sea transparente. Aquí el proyecto de plebiscito no se entiende bien. Los latinos fueron a las urnas con la reforma de inmigración como prioridad. No recuerdo que tuvieran como prioridad un plebiscito en Puerto Rico. Por eso me sorprendería que el Congreso tenga tiempo para atender esto. ¿No pensará Obama que puede decir que el debate del proyecto de status es una decisión que tomarán los líderes demócratas de la Cámara, no él? “Aun si se aprobara el proyecto de status en la Cámara, bajo unos pretextos bastantes falsos, la realidad es que estamos tarde en el proceso -ya estamos en marzo- y el Senado no va tocar el tema”. ¿Hay que aplazar el debate de status? “No. Siempre he dicho que el éxito de un proceso plebiscito no es venir a pedir el permiso del Congreso o del amo. Hay que buscar consenso”. ¿Es una pérdida de tiempo este debate de status? No voy a decir eso, porque después lo vas a publicar. En vez de audiencias, lo que deberían hacer es arreglar la situación de Serrallés e integrar a Puerto Rico en la reforma de salud. Tienen puertorriqueños en el Congreso y ni siquiera coordinan bien ese esfuerzo.