Páginas vistas

martes, 2 de marzo de 2010

boricuas tienen derecho a saber las opciones que encara la isla

El Nuevo Dia Daniel Rivera Vargas Sin pensarlo dos veces, Neris Fred, una joven de San Sebastián, explicó qué la motivaba a asistir a la reunión de mañana del grupo interagencial de la Casa Blanca: “Queremos saber los temas que se van a hablar y también cuándo va a llegar la estadidad para Puerto Rico”. La joven empleada de La Fortaleza fue una de las más de 100 personas que a las 5:30 p.m. de ayer aguardaban para recibir boletos en el salón 103 A del Centro de Convenciones de Miramar, para poder asistir al foro público vespertino. Aunque la fila lucía organizada, hubo algunas personas que se quejaban de que otras se estaban “colando”. A eso de las 8:00 p.m., aún quedaban por repartir 400 de los 500 boletos disponibles. En la fila había de todo, desde empleados públicos -muchos de ellos del Capitolio- hasta académicos. La primera en la fila era Myrta Pedroza, de Guaynabo, quien llegó a las 2:00 p.m. y estaba ofendida por el formato de la audiencia pública. Dijo que los organizadores le explicaron que el público participará alzando las manos y pidiendo turno al comité. Ella esperaba deponer por algunos minutos. “Esto es un engaño, esto no es lo que se dijo originalmente”, indicó Pedroza, quien asistió con regularidad al juicio federal contra el ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá. “Yo voy a coger mi boleto y después decido si vale la pena participar de este circo”, agregó. Al lado de Pedroza estaba el joven abogado Gabriel Mulero. “Yo creía que se me iba a dar el espacio para que el comité de Obama escuchara el sentir del ciudadano… este formato me parece que no promueve un diálogo organizado. No digo que va a ser desorganizado, pero se presta para que se vaya la mano”, explicó. Mientras, el estadounidense Dennis Simmons viajó desde Rincón en busca de boletos. “La gente de Puerto Rico debe estar informada sobre las opciones que encara. Cuando llegue el momento de la consulta (de status), yo probablemente no participaré”, dijo. La fila serpenteaba afuera mientras había ya varias personas en el interior de la instalación, entre ellos el profesor Antonio Fernós, quien por una lesión en una pierna no puede permanecer de pie mucho tiempo. El jurista no buscaba participar de la audiencia pública de la tarde, sino de la sesión por la mañana, junto con otros profesores, líderes comunitarios y políticos. “Van a recibir académicos y creo que para eso cualifico”, dijo el constitucionalista. Los preparativos para el evento marchaban ayer viento en popa. Personal de la Casa Blanca supervisaba la repartición de boletos; del Departamento de Estado de Puerto Rico y del Centro de Convenciones ultimaban detalles de la seguridad del perímetro exterior; y se supo que agencias federales asistirían en proteger a los miembros del comité, que se quedarían en un hotel cercano. “La mayor parte de ellos (los miembros del comité) ya llegó”, dijo el secretario de Estado, Kenneth McClintock. Las vistas se celebrarían en el segundo piso del centro, en el Ballroom B. Ayer ya estaban colocadas en el interior del salón dos pantallas gigantes, 40 mesas con 10 sillas azules cada una, y en la tarima había un podio. Afuera, Manuel Rodríguez Orellana fue a buscar los boletos separados para el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). “Viene por enésima vez. Yo espero que lo cojan en serio. Espero que el presidente Barack Obama haga honor a su premio Nobel”, dijo.

blog comments powered by Disqus