Páginas vistas

viernes, 9 de mayo de 2008

PNP continúa siendo un partido ideológico .

Image and video hosting by TinyPic The Associated Press

SAN JUAN — El Partido Nuevo Progresista (PNP) continúa siendo un partido ideológico que promueve la estadidad para Puerto Rico y un voto por su candidato, Luis Fortuño, sería un voto por la anexión aseguró el comisionado residente.

Según Fortuño, éstas, como otras elecciones, “siempre han sido plebiscitarias... el status siempre ha estado en issue”.

Fortuño reaccionó así a expresiones del pasado presidente de la colectividad anexionista Pedro Rosselló, quien dijo hoy que ahora el PNP es un partido de centro que ha abandonado el ideal y la derecha.

“El único partido que garantiza la unión permanente con Estados Unidos es el PNP”, indicó Fortuño al referirse a que el Partido Popular Democrático y su presidente Aníbal Acevedo Vilá, “se han movido hacia la independencia”.

Se refirió a que Acevedo Vilá proclamó en la asamblea del PPD hace dos semanas que ese partido debe buscar la soberanía del pueblo puertorriqueño.

Fortuño indicó que Rosselló y quienes le siguen “son importantes” para el PNP por lo que pidió que se unan a su campaña y que voten íntegro bajo La Palma el próximo cuatro de noviembre.

Desatendido el status según Rosselló

Image and video hosting by TinyPic Obed Betancourt EL VOCERO El Partido Nuevo Progresista (PNP) se ha movido a ocupar el espacio que ha dejado el Partido Popular Democrático (PPD), que ahora se inclina hacia la izquierda soberanista, señaló a EL VOCERO el ex presidente de la agrupación estadoísta, Pedro Rosselló González. Pero la ocupación de ese espacio hacia el centro no es gratuita, advirtió el ex gobernador, sino que en el camino el PNP tuvo que dejar de lado promover la solución al problema del status, un asunto del que, dijo Rosselló González, él no podría desvincularse. En un análisis sobre los partidos y sus más recientes actividades, el actual senador sostuvo que el PPD mantenía el "statu quo" para no desgajar "la amalgama de posturas que pragmáticamente se mantenían unidas". "El status no está en issue" le permitió al partido de la pava roja unificar las posturas soberanistas de algunos de sus líderes con las del sector que cree en la unión permanente no estadoísta. Pero ante la determinación del gobernador y presidente del PPD, Aníbal Acevedo Vilá, de "mover" la colectividad hacia la soberanía, el PNP pasó a ocupar dicho espacio, desprendiéndose, sin embargo, de la discusión del problema del status. Aunque se ha venteado el movimiento del PPD hacia la soberanía, para Rosselló González el mismo responde más bien "a las necesidades personales" de Acevedo Vilá y no de un claro clamor popular. El ex gobernador indica que el Gobernador ha tratado infructuosamente de identificar "las acusaciones federales de corrupción contra él" con un ataque al pueblo de Puerto Rico. "¿Es el partido o son las necesidades del Gobernador?", se preguntó, sin descartar que el movimiento sea algo concreto, aunque responde más a una defensa por las acusaciones federales de corrupción que a un reclamo popular. "Ese movimiento del partido popular (hacia la soberanía) se está dando, pero en el PNP también se está dando otro movimiento, invadiendo el espacio del ‘status no está en issue", dijo. De hecho, indicó que para llenar ese espacio del centro político isleño, es un "elemento indispensable" abrazarse a "el status no está en issue". Ahora bien, agregó, el PNP "dejó ese espacio huérfano en el que se quiere solucionar el status, y eso significa que una parte del pueblo se ha quedado sin un instrumento político". Y se preguntó retóricamente: "¿cómo uno debe actuar en este caso?". Rosselló González insistió en que, como uno de sus principios, la solución al problema del status debe promoverse. "El PNP se movió, pero yo no", agregó, "si me quedo solo, será con esos principios, esa es mi opción". En torno a ese movimiento del PNP hacia el centro, Rosselló González no lo atribuyó a una estrategia de campaña del partido, "sino que son sus nuevos valores". Pero si fuera una estrategia de campaña, entonces "sería un engaño". El ex gobernador no quiso comentar sobre la campaña de Fortuño, y además explicó que "nunca he hablado de candidaturas, no he hablado nada de Fortuño. Esto no se trata de diferencias personales", sino más bien, como dijera anteriormente, de visiones distintas de partido. "Hay una realineación de las fuerzas" (políticas), enjuició en términos generales. Indicó que, a su juicio, el PNP no es un partido propiamente de derecha, "porque mucho más conservador es el partido popular, tanto en su programa como su forma de gobernar". Rosselló González enumeró de hecho una serie de programas sociales que el partido ha implantado durante su gobernación y las anteriores, contrastándolas con las del PPD, y concluyó que el PNP es mucho más liberal. Sobre la anunciada denuncia del Gobernador ante la ONU, Rosselló González calificó la misma como una necesidad relacionada con su problema personal y para protegerse de las acusaciones federales. "Ya él había indicado que Puerto Rico no es una colonia", y ahora tiene un cambio de posición "muy conveniente". Por otro lado, a preguntas de EL VOCERO el Senador insistió en su teoría del "empoderamiento" del pueblo para que tome sus propias determinaciones. En ese sentido no criticó la reciente incursión de su ex comisionado electoral Ramón Bauzá al autoproclamado movimiento de "write-in" que intenta que salga electo el ex gobernador en estas elecciones, inscribiendo su nombre en la papeleta. "Apoyo que la gente tome sus propias decisiones sin las influencias político-partidistas", dijo. Este no ha desalentado dicho movimiento aunque ha reiterado que se retiró de las candidaturas. Rosselló González sostiene que "los movimientos de pueblo", un concepto que inclusive acaba de capturar Acevedo Vilá con su "movimiento autonomista popular", son fuerzas legítimas que superan "lo que los líderes (de los partidos) decidan". En el caso del PPD, dicho movimiento es dirigido por los mismos líderes políticos, por tanto no cabe dentro de la teoría del "empoderamiento". El ex gobernador presume que "500 años de coloniaje nos han acostumbrado a tener dependencia del patrono, del jefe, de los líderes políticos, del colonizador. Ya es una manera de actuar (la del sometimiento)". Y que "el antídoto" a esta deformación colonial es "empoderar’ al pueblo" para que supere dichas actitudes limitantes. "Ese ‘empoderamiento’ se debe dar antes de dejar de ser colonia, y que el pueblo le diga a los líderes, no los líderes al pueblo, lo que quieren", señaló.

Un independentista no afiliado habla sobre la ‘revolución pacífica’ del PPD

Image and video hosting by TinyPic Joel Ortiz Rivera El Nuevo Dia Lo que signifique la palabra ‘soberanía’ para Aníbal Acevedo Vilá tendría que ser discutido profundamente antes de que se pueda determinar el grado de compromiso que recibiría de parte de los sectores independentistas no afiliados.

Eso podría resumir el parecer del copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, Héctor Pesquera, al preguntársele ayer sobre la iniciativa del presidente del Partido Popular Democrático de reunirse alrededor de la Isla para discutir el propuesto nuevo rumbo soberanista que habría de tomar la colectividad.

Para Pesquera, la definición tendría que contener tres puntos mínimos: no puede haber una constitución de otro país sobre la nuestra; no puede existir otro sistema judicial sobre el puertorriqueño; y el acuerdo debe incluir la libertad para hacer tratos comerciales.

“En una relación de asociación se pueden negociar cosas como la ciudadanía y el uso de la moneda”, dijo el médico de profesión al explicar los puntos. “Lo que no es negociable es que en Puerto Rico manden otros dentro de una relación de soberanía”.

Aunque habló desde un punto de vista personal, Pesquera informó que la colectividad que codirige ya realiza ese tipo de análisis sobre lo que sería aceptable como parte de una relación de “soberanía digna” y que algunos miembros se han reunido con líderes del PPD, pero que no ha habido ningún tipo de acercamiento de índole electoral.

Por su parte, el analista y abogado estadista Carlos Díaz Olivo opinó que la estrategia electoral que el PPD usa para ampliar su base se inclina más hacia los sectores de centro-izquierda, como los nacionalistas e independentistas, que hacia la derecha, como podrían ser los estadistas no afiliados.

Este vio la línea soberanista como una de regreso a los inicios del PPD, cuando Luis Muñoz Marín aún abogaba por la independencia y la colectividad tenía ideas más liberales.

Destacó que el PPD se convirtió a través de las décadas en otro partido pro americano parecido al PNP, y que incluso en la década de los 50 persiguió a los independentistas y en los 60 se tornó en sumamente derechista.