Páginas vistas

martes, 17 de noviembre de 2009

Advertencia de Fortuño a Chávez

Image and video hosting by TinyPic R@S El gobernador Luis Fortuño advirtió hoy al presidente de Venezuela Hugo Chávez que no permitirá que intervenga en los asuntos de Puerto Rico. El Primer Mandatario reaccionó ante la noticia y subrayó que es el pueblo puertorriqueño el que escoge su liderato y su status político. “Me preocupa que siga saliendo la información de posibilidad de intervención de afuera en asuntos que nos corresponde a nosotros decidir. Nosotros decidimos nuestro estatus, nosotros escogemos quiénes son nuestros gobernantes. No le corresponde a nadie fuera de Puerto Rico escoger por nosotros. Y no lo vamos a permitir”, dijo. El líder venezolano supuestamente ha indicado que tiene aliados para que Puerto Rico deje de ser colonia y se ha asegurado que existe evidencia de que el gobierno venezolano dirigido por Hugo Chávez, a través de su consulado en la Isla, ha estado aportando económicamente a figuras como el fenecido líder de Los Macheteros Filiberto Ojeda Ríos, al ambientalista Alberto de Jesús, conocido como Tito Kayak y al Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH).

Investigacion Federal en torno a ex consul venezolano en Puerto Rico

Image and video hosting by TinyPic Miami Herald JUAN O. TAMAYO Generalmente, los cónsules son diplomáticos de bajo rango que se ocupan de temas como las solicitudes de visas. Pero bajo el presidente Hugo Chávez, dos cónsules venezolanos en Estados Unidos han sido excepcionalmente visibles. Uno de ellos llamó la atención del Buró Federal de Investigaciones (FBI) por sus estrechos vínculos con los militantes puertorriqueños proindependentistas. Y otro suscitó preocupación por sus relaciones con una página en la internet que ha publicado varios ataques antisemitas. Chávez ha sido desde hace tiempo un exuberante promotor del Socialismo del Siglo XXI, atacando regularmente al "imperio''' de Estados Unidos y sus "lacayos'', como Colombia e Israel. Y su gobierno ha gastado decenas de millones de dólares vendiendo esa visión en el exterior. Pero, en ocasiones, sus enviados parecen olvidar su carácter de diplomáticos. O algo peor. El mes pasado, Costa Rica criticó públicamente al embajador de Venezuela Nelson Pineda por organizar un seminario dedicado a "debatir'' el controversial acuerdo que le permite al personal militar norteamericano usar algunas bases militares colombianas. "Le expresamos nuestro descontento y le pedimos que respetara plenamente [. . .] que no hubiera intervención en los asuntos internos de Costa Rica'', dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Stagno, en una conferencia de prensa. Mucho más problemático ha sido el caso de Vinicio Romero, que fue cónsul de Venezuela en Puerto Rico de octubre del 2000 a marzo del 2006. Romero, un firme partidario de Chávez, escribió varios libros sobre el héroe de Chávez, Simón Bolívar, que lideró la guerra de independencia de Venezuela. Agentes del FBI en Puerto Rico empezaron a investigar a Romero en el 2004 o el 2005 entre reportes confidenciales de que se estaba reuniendo con radicales proindependentistas, dijo un ex funcionario del gobierno de Bush que pidió no ser identificado. El senador puertorriqueño Roberto Arango le dijo a El Nuevo Herald que "le habían dicho, no oficialmente'' que la investigación del FBI "prosigue'' y que implica alegaciones de que el consulado está utilizando valijas diplomáticas para dar dinero a los radicales proindependentistas. Los independentistas son una pequeña minoría en la isla que han recurrido a ataques terroristas en el pasado, incluyendo la colocación de bombas en objetivos civiles y un ataque en 1954 en el Congreso que dejó heridos a cinco legisladores. La oficina del FBI en San Juan dijo no tener comentarios. La embajada venezolana en Washington, que supervisa los ocho consulados venezolanos en Estados Unidos, que van de San Francisco a Boston, no respondieron a un mensaje electrónico de El Nuevo Herald pidiendo comentarios. Irónicamente, las actividades de Romero empezaron a hacerse públicas después de su muerte, de causa natural, en el 2006, mientras era embajador en Trinidad y Tobago. Un mes después, el semanario proindependentista Claridad elogió "su solidaridad con la independencia de Puerto Rico'' y atribuyó a su esposa haber dicho que él "lamentaba no haber visto la independencia de Puerto Rico''. Arango, miembro del Partido Nuevo Progresista, dijo que esa nota lo había llevado a estudiar las actividades de Romero. Un año después le envió --e hizo pública-- una carta a la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, exhortándola a "determinar si el consulado [venezolano] se estaba usando para financiar actividades de organizaciones políticas en Puerto Rico''. Unos 14 meses después de la carta, grupos judioamericanos empezaron a quejarse de que el cónsul venezolano en San Francisco, Martín Sánchez, era cofundador y propietario de Aporrea.org, una página web pro Chávez que había publicado varios columnas con títulos como Judíos, conspiradores y asesinos, y ¡Ataquen la sinagoga! Michael Salberg, director de Asuntos Internacionales de la Liga Anti Difamación (ADL), dijo que se habían quejado al Departamento de Estado y que habían recibido una respuesta por escrito en abril del secretario de Estado Adjunto para las Américas, Thomas Shanon. "Shannon escribió que el vínculo era muy preocupante y que trabajaría en el Departamento y otras entidades para examinar los hechos y estudiar las opciones'', dijo Salberg. Declinó ofrecer una copia de la carta. Aunque Chávez ha sido muy crítico de Israel y de su trato a los palestinos en los territorios ocupados, su gobierno ha insistido en que hace una clara distinción entre los comentarios contra Israel y el antisemitismo. Sánchez le dijo a El Nuevo Herald que se separó de Aporrea cuando entró en el cuerpo diplomático en el 2005, pero que siguió como dueño hasta principios de este año porque había olvidado cambiar el registro. Observó que el 6 de febrero del 2009 había colocado un artículo en Aporrea diciendo que aunque "ya no estaba activo'' en la dirección se había sentido forzado a responder a una virulenta nota antisemita publicada el 22 de enero. Escribió que el personal de Aporrea se había equivocado al publicar la nota, escrita por Emilio Silva, profesor universitario venezolano, y observó que la había retirado rápidamente porque contenía materiales "injustamente discriminatorios contra un grupo religioso''.' Desafiar públicamente a los judíos en las calles, como pedía Silva, eran "medidas fascistas'', escribió Sánchez. Y calificar de mito el Holocausto era "una barbaridad condenable''. "Que exista una industria cinematográfica que explote esas actividades con objetivos comerciales y políticos no cambia las acciones de Hitler'', añadió Sánchez. Sánchez repitió la nota de Silva al final de su artículo "para que los usuarios [de la página web] pudieran tener una plena versión de la misma''.