Páginas vistas

lunes, 18 de mayo de 2009

Pasando la página al otoño

Image and video hosting by TinyPic Endi.com José A. Delgado Ahora que revive en Washington el debate sobre el futuro político de Puerto Rico, quizá haya que adelantar el calendario a otoño. Esta semana, el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, presentará su proyecto de ley. Por lo que se conoce su contenido será más o menos así: ----Un proceso de dos consultas: la primera con la pregunta de si los electores de Puerto Rico quieren cambiar su actual status o no; la segunda, si se vota a favor del cambio de status, sería entre la estadidad, la independencia y la libre asociación. ----Podrán votar los nacidos en Puerto Rico – siempre y cuando sean ciudadanos de Estados Unidos-, aunque vivan fuera de la Isla. No podrán votar los hijos de los nacidos en la Isla, a menos que estén residiendo en Puerto Rico. ----Toda controversia sobre las consultas se dirimirá en los tribunales federales. Pierluisi confía en que esta vez le vaya mejor al Partido Nuevo Progresista (PNP), pues él es el representante electo de Puerto Rico en el Congreso, la legislación tiene el apoyo del gobernador Luis Fortuño y el presidente Barack Obama está comprometido con un proceso que encamine la solución al futuro político de Puerto Rico. Con el respaldo del presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, el demócrata Nick Rahall (West Virginia), se da por descontado que la legislación será aprobada en comisión este verano, quizá en julio. Una de las interrogantes es cómo quedará la legislación después de que, como muchos prevén, se apruebe en comisión. En la pasada sesión legislativa, al proyecto 900 de Fortuño se le elminó la segunda consulta antes de ser aprobado en el Comité de Recursos Naturales. Con el temor que ha existido en sectores del Congreso a que cualquier proceso de status pueda interpretarse como una oferta de estadidad para Puerto Rico, es posible que la segunda consulta vuelva a quedar fuera. Entonces, todavía, habrá que esperar a ver qué decide el liderato de la Cámara baja federal. En la pasada sesión legislativa, el proyecto 900 de nunca se llevó a votación en el pleno de la Cámara baja porque la ‘speaker’ Nancy Pelosi determinó que no tenía suficiente consenso, en referencia a los grupos políticos en Puerto Rico y a su propio liderazgo demócrata. ¿Que pasará si los partidos de oposición en Puerto Rico no apoyan la legislación? ¿Y si los congresistas boricuas Nydia Velázquez y Luis Gutiérrez vuelven a tener objeciones, al igual que otros presidentes de comités legislativos? ¿No habrá entonces, otra vez, ausencia de "suficiente consenso"? En esta ocasión, Velázquez quizá tendrá un peso más importante, pues ha sumado a su resumé no sólo el ser presidenta de un comité (Pequeñas Empresas) y ser cercana a Pelosi, sino la posición de presidenta del Caucus Hispano del Congreso. En el legislativo estadounidense, además, pueden haber otros asuntos que requieran solución antes de que las dos cámaras (en el Senado se limitarán por el momento a espera a ver hasta donde llega la Cámara baja) se centren verdaderamente en el debate sobre el futuro político de Puerto Rico. Por un lado, sigue estancada en la Cámara baja federal el proyecto que le otorgaría un escaño con plenos derechos en ese cuerpo legislativo a Washington D.C.. Mientras ni siquiera ha comenzado formalmente el debate más importante para la comunidad hispana en Estados Unidos: el reclamo de una reforma abarcadora en las leyes de inmigración.

Debuta proyecto de estatus

Image and video hosting by TinyPic SAN JUAN (AP) — El gobernador Luis Fortuño defendió el lunes el proyecto de estatus que presentará el martes ante el Congreso su comisionado residente Pedro Pierluisi, a pesar de que no cuenta con el aval de los líderes de los opositores partidos Popular Democrático (PPD) e Independentista Puertorriqueño (PIP). "Nadie tiene una bola de cristal para saber qué va a ser aprobado en Cámara o en el Senado. Lo que tiene que haber es un proceso en el que cumplamos con lo que Pedro Pierluisi y este servidor nos comprometimos con el pueblo: que haya un proceso que sea avalado por el Congreso donde la gente pueda escoger y eso es lo que vamos a estar impulsando porque fue la obligación que contrajimos en las elecciones pasadas", destacó Fortuño en rueda de prensa en La Fortaleza. El mandatario dijo, sin embargo, que "el diálogo está abierto" con los presidentes del PIP, Rubén Berríos, y del PPD, Héctor Ferrer, con quien se reunirá la semana entrante para discutir varios asuntos incluyendo el estatus. Dennise Pérez, directora de prensa de Pierluisi, confirmó a Prensa Asociada que el proyecto de estatus se presentará y se radicará en la sesión del martes "con un apoyo significativo". "Estamos en sesión, la sesión legislativa está por culminar y tenemos que proteger los votos, así que entendimos que se radicara en esta sesión. El anuncio se va a hacer aquí en el Congreso mañana", dijo Pérez. De cara a la presentación de la medida, que propone dos consultas plebiscitarias, Pierluisi se reunió en la mañana con el gobernador Fortuño y el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, y la líder cameral, Jenniffer González. Mientras, Berríos cuestionó el compromiso de Fortuño con el estatus, toda vez que están presentando ante el Congreso un proyecto sin posibilidades de ser aprobado en ambas cámaras estadounidenses. Según Berrios, el proyecto que circula en el Congreso y al cual dice que tuvo acceso, propone dos consultas "defectuosas": primero porque no reconoce la condición territorial del ELA; y segundo porque implica un compromiso indirecto del Congreso de apoyar la estadidad lo que sería rechazado por el Senado como, presuntamente sucedió durante la discusión del H.R. 900 del propio Fortuño. "A menos que se altere totalmente (el lenguaje del proyecto), constituye la rendición del Gobernador ante el inmobilismo colonial", dijo Berríos en conferencia de prensa. Indicó además, que Fortuño sabe que el proyecto como está sería aprobado en la Cámara de Representanes estadounidense pero no por el Senado. "El proyecto sólo sirve para permitirle al Gobernador alegar ante los suyos que ha hecho algo con respecto al estatus cuando en efecto no habrá hecho absolutamente nada", dijo Berríos. Para el líder independentista, el proyecto de estatus propuesto le abre las puertas al presidente Barack Obama para evadir atender el asunto del estatus. Obama se comprometió durante su campaña a resolver el centenario asunto del estatus de la Isla en sus primeros cuatro años de administración. "(El proyecto) obviamente hace imposible la resolución de ese supuesto compromiso del Presidente. El Presidente no va a menearse a menos que se le empuje para que se menee y esto lo que hace es hacerle la vida fácil al Presidente porque el Congreso no lo va a considerar", puntualizó Berríos.