Páginas vistas

jueves, 5 de febrero de 2009

Memorando de status a comisión anexionista

Image and video hosting by TinyPic El Vocero Juan M. García Passalacqua El 26 de enero de 2009 —en su primer acto del primer año de La Era Anexionista— el Senado colonial creó en su Resolución Número 1, la Comisión de Autodeterminación de Puerto Rico, con 7 miembros anexionistas y 2 miembros populares. La Presidenta de la Cámara pidió que su generación “rompa con las denigrantes cadenas del colonialismo” y el Presidente del Senado anunció que “tomará acciones afirmativas para atender el problema colonial”. En las elecciones de 2008 se produjo un claro mandato anexionista. Pero la Comisión va a tener un gran reto en sus trabajos y en el informe que rinda. ¿Cuál será la prometida “acción afirmativa”? La cuestión clave será la posibilidad de admisión de un Estado Hispano a los USA. Creo útil enseñarle a los miembros de la Comisión de Autodeterminación del Senado algunos datos: * TENESI (1796) – El territorio de Tenesí fue el primero en transitar de ser un territorio a ser un estado de la Unión, hace dos siglos. Sus habitantes —actuando a través de su legislatura territorial— decidieron autoproclamarse un estado de la Unión sin ninguna consideración por el Congreso de los Estados Unidos, luego de una votación de 6,504 a 2,431 a favor de peticionar la admisión a la Unión, y aquí ese mandato se dio por más de un millón de votos en las elecciones de 2008. Lo primero fue primero, la decisión fue independizarse de la condición de territorio de los Estados Unidos y peticionar la admisión como estado. El 28 de marzo de 1796 su Asamblea Legislativa declaró “el último día de gobierno territorial”. Y su legislatura (sí, una como la actual aquí) eligió dos Senadores y dos Representantes al Congreso de los Estados Unidos. ¿Se atreverán nuestros Senadores a lo que prometió la plataforma del Partido Nuevo Progresista? * TEXAS (1845) – En un caso distinto, el territorio de Texas declaró su independencia de México y se proclamó “la República de la Estrella Solitaria” el 2 de marzo de 1836. Los países europeos reconocieron la independencia de la República de Texas y se eligió un Presidente de la República. La legislatura de la república pidió su admisión a la Unión Americana el 4 de julio de 1845 y fue admitida el 29 de diciembre de 1845. ¿Se atreverá nuestra Asamblea Legislativa a declarar la soberanía de Puerto Rico para luego peticionar admisión a la Unión? Este es el precedente clave, pues originó el caso del Tribunal Supremo de Estados Unidos que definió lo que es la “estadidad”: Texas v. White. En 1868, más de veinte años después de la independencia, los demandantes argumentaron que como Texas se había independizado, no podía ser admitida. El Tribunal Supremo decidió que sí podía convertirse en estado, advirtiendo que la admisión era un acto de “incorporación” perpetua, a menos que hubiese una revolución independentista, o que consintieran a la secesión los demás estados de la Unión. Así que ni en la estadidad existe la Unión Permanente. ¿Lo entenderán los Senadores de la Comisión Especial? * CALIFORNIA (1850) – El segundo pueblo que se declaró soberano antes de ser estado fue la República de California con su bandera (que aún usa del oso y que lee “California Republic”). Allí también se votó sin autorización del Congreso y ganó la admisión por 12,061 a 811. La primera legislatura de la República eligió a dos Senadores al Congreso estadounidense. El Presidente de Estados Unidos pidió al Congreso la admisión. Congresistas se opusieron a la autoproclamación pero perdieron la votación, y la República fue admitida en setiembre de 1850. ¿Se atreverán los anexionistas anti-colonialistas a considerar primero una República? * NUEVO MEXICO (1912) – Otro pueblo que pasó de territorio a estado, pero con condiciones muy estrictas, fue Nuevo México, que tuvo Ley Orgánica Territorial (como Puerto Rico) desde 1850. Sus habitantes tuvieron la osadía de aprobar una Constitución en dos idiomas, inglés y español (como es aún el caso en ese estado). La cuestión cultural sobre un primer Estado Hispano llenó las páginas de la prensa estadounidense, unánimemente en contra. La población bilingüe del territorio se enfrentó al racismo anglo-sajón. El Congreso se dividió. La Cámara permitió la enseñanza en español en las escuelas, pero el Senado exigió que sólo se educase a los niños en inglés, y la Cámara concurrió con la condición del Senado de ellos. El Informe sobre el proyecto de admisión exigió que “la continuación de la enseñanza en su lengua tiene que ser despedazada (“broken up”, en inglés). El mismo requisito le fue impuesto a Luisiana, Oklahoma, y Arizona. Con la condición de la enseñanza “siempre” en inglés, el territorio fue admitido. ¿Lo sabían y están listos los nueve Senadores locales de la Comisión Especial, a enfrentarse al hecho y responder a esa condición —que no? Nadie debe perderse una reunión de nuestra Comisión. * ARIZONA (1912) – Este es otro caso de un pueblo que se autoproclamó soberano y no-territorial, sin autorización del Congreso. La lucha por la admisión había comenzado mediante petición del Comisionado Residente desde 1872, y los votantes la favorecieron 5,440 a 2,280 en 1891, pero la población angloparlante era minoría aquí también. Los proyectos de admisión se aprobaron en Cámara y Senado entre 1909 y 1910, pero con la misma condición de que las escuelas deben enseñarse “siempre” en el idioma inglés. ¿Rechazará el Senado esa condición? He recordado estos ejemplos a la Comisión del Senado porque van a necesitar conocerlos bien, antes de decidir qué van a recomendar. Deben estar concientes de que Texas, California, Nuevo México y Arizona fueron originalmente colonias de España, con numerosas poblaciones de habla española. No es casualidad que a algunos de ellos les tomase más de medio siglo después de peticionar para que los admitiesen a la Unión, con la condición de que “siempre” sus escuelas infantiles enseñen en inglés. ¿La aceptarán o rechazarán nuestros Senadores? En los Estados Unidos que emergen bajo el Presidente mulato Barack Obama, los anexionistas-no-asimilistas tienen su mejor oportunidad en la historia. Amigos y amigas Senadores, aplíquese el cuento. La oportunidad existe, pero es ahora o nunca. Hablen claro.

blog comments powered by Disqus