Páginas vistas

jueves, 19 de febrero de 2009

Los nuevos tiempos

Image and video hosting by TinyPic El Vocero Por Juan M. García Passalacqua Este domingo me toca mi segundo año como septuagenario. Es un buen momento para resumirles (como nos enseñó Alejandro Tapia) a “Puerto Rico: como lo encontré y como lo dejo”. Espero ayudarles a pensar en qué les espera a ustedes en los años por venir. ¿Qué vendrá? Me motiva una reciente entrevista a Rafael Cancel Miranda que cumple 78 años y que ha publicado su fascinante libro de memorias “Del Cimarrón a Los Macheteros”. Don Rafael, septuagenario también, ha llegado a varias conclusiones existenciales con que coincido. Todo comenzó para él el 21 de marzo de 1937, y al salir de prisión encontró “un pueblo al que le han creado un complejo de dependencia que es peor que la esclavitud”. Pero sigue orgulloso y esperanzado como yo, porque han pasado 110 años de la invasión y todavía hay gente de pie y que confía en la capacidad de ser libre. Ve potencial, y pide que “sólo tenemos que encontrarnos”. Los invito. Don Rafael y yo hemos vivido tiempos viejos desde los años treinta que merecen narrarse ahora de otra manera. ¿Qué deben sentir los boricuas en el 2010? Desde mi llegada a este mundo, a esta isla, hemos vivido cinco eras distinguibles. Vean: * ERA NACIONALISTA (1937-1950) – Nací apenas unos días antes de la Masacre de Ponce y mis primeros años los dominó la presencia en nuestras vidas de un nacionalismo militante. Tres son los eventos históricos que merecen recuerdo: la Masacre de Ponce, la Revuelta Nacionalista de 1950 y las Leyes de La Mordaza vigentes hasta 1957. Permeó las vidas de los que ya somos septuagenarios aquel ambiente de represión y silencio que denuncié en mi libro “Vengador del Silencio”, la tarea que sin proponérmelo me tocó ejecutar toda mi vida. * ERA MUÑOCISTA (1944-1968) – La historia se unió en 1944 con el electoralismo con el copo electoral del Partido Popular Democrático fundado por Luis Muñoz Marín. Hasta ese año, mis dos familias fueron muñocistas e independentistas. Pero en 1946 ocurrió el deslinde (forzado mediante chantaje por los poderes que son en los Estados Unidos) que produjo la creación del estadolibrismo como opción política. Entre 1958 y 1964 me tocó a mí insistir en los pasillos del poder muñocista en el retorno a una opción soberanista para Puerto Rico (que pueden leer en “Conversaciones en El Convento”), pero ya para 1966 abandoné la política activa optando desde entonces por la politología como profesión, que he ejercido hasta hoy en EL VOCERO. * ERA DE LA ALTERNANCIA (1968-1998) – Las tres décadas de la hegemonía metafórica muñocista fueron sucedidas luego de su retiro por tres décadas de tranque electoralista que culminaron con las empatadas por partes iguales elecciones de 1980 (noche que ha regido nuestros destinos desde entonces). Una nueva generación, la mía, se había hecho cargo aquí del poder político desde 1972 en todos los partidos. Y en todos los partidos -fracasó la alternancia. * ERA NINGUNISTA (1998-2008) – En 1998, en el centenario de la invasión estadounidense, se inició una nueva e inesperada era con el resultado del plebiscito de ese año. Los Estados Unidos empujaron para que resolviésemos la condición colonial electoralmente. En vez de hacerlo, la generación que sucedió a la de Muñoz y la nuestra, escogió la ideología de la negación y el ningunismo, y el electorado votó innoblemente por una ínfima mayoría de 50% por “ninguna de las anteriores” entre las opciones ofrecidas por los Estados Unidos. Y el 10 de abril de 2005 el Gobernador electo por una ínfima minoría vetó el proyecto descolonizador de nuestra Asamblea Legislativa que se había aprobado 70 a 0. Dos históricas –vergüenzas. * ERA ANEXIONISTA (2008-2010) –En el proceso electoralista de 2008 se produjo un copo electoral comparable solamente al de 1944, pero esta vez en favor del anexionismo a los Estados Unidos de América. La acusación criminal estadounidense contra el gobernador popular desató la ira en las urnas de un pueblo que lo derrotó por un claramente mayoritario 53% de los votos. La Era Anexionista que se acaba de iniciar así plantea un reto no a Puerto Rico, sino a los poderes que son en los Estados Unidos de América. Es el reto de admitir un Estado Hispano. Se da ese reto en medio de la transfiguración de los Estados Unidos en una nación post-racial, multiétnica, trans-género y trans-generacional. Esos son los tiempos nuevos en que ya vivimos hoy. Esta nueva era plantea a Puerto Rico una distinción entre dos anexionismos, uno fundamentalista y otro ilustrado. El sector fundamentalista quiere creerse americano y rebautiza la condición política como un mero “gobierno de Puerto Rico” y quiere rebautizar nuestros pueblos como “Guaynabo City”, o “Guayama Downtown”, o “San Juan City Police”. El sector ilustrado insiste en la preservación de la nacionalidad puertorriqueña dentro de la nueva nación estadounidense que apenas surge como multi-cultural, favoreciendo un Estado Hispano. * LA ERA DECISIVA – De aquí al 2010 habrá un desfase entre el electoralismo insular y el historicismo en el globo. El globo se mueve a velocidad vertiginosa mientras nosotros nos ofuscamos en un electoralismo ridículo. La historia no la deciden unas elecciones. La historia la mueven otros factores, que se están dando a nuestro alrededor. Ustedes los que vivan entonces, tendrán que enfrentarse a ello. Si no nos admiten como Estado Hispano, yo por escrito y oficialmente, le propuse el 6 de mayo de 2007 a Richard Stanton del Comité de Jurisdicción en el Congreso estadounidense, y el 4 de agosto de 2007 al senador Ken Salazar (hoy Secretario del Interior) que dispongan del territorio de Puerto Rico unilateralmente el 23 de septiembre de 2010. Ha sido mi último esfuerzo politológico. Aquí se los dejo a ustedes. Les dejo aquí también otro entendimiento de nuestra realidad como pueblo, de nuestra relación con los Estados Unidos, y con el resto del globo. El libro (que saldrá pronto), se titula “El Umbral de la Promesa”. Léanlo. Mi teoría final es el “culturalismo”, con énfasis en nuestra nacionalidad puertorriqueña. Invito a mis lectores que aquí se quedan y que estén aquí en el 2010 –luchen por esa esperanza. Image and video hosting by TinyPic

blog comments powered by Disqus